La Pasión Entre Guerras
La pasión entre guerras

La Pasión Entre Guerras

  • Comentarios de la entrada:1 comentario

Morfeo le dio a escoger a Neo: la pastilla roja o la azul. Si eliges la azul vivirás en la ignorancia. En cambio, si eliges la pastilla roja verás la realidad. Lo que no nos dijo Morfeo es que cada vez que elegimos la realidad es un apego constante a la muerte. Es como si nos arrepintiéramos ante el conformismo de haber elegido a la ignorancia.

En resumidas cuentas, en Colombia pareciera que las pastillas rojas ya no fueran una opción. Lo peor de esto es ya no es una novedad ¿Cómo es posible que asesinan a sangre fria a 3 geologos inocentes y no se sepa con certeza quiénes son los responsables? Y eso le da pie a la sociedad de comenzar a juzgar hipoteticamente: «Que si el ELN», «que si dicidentes de las FARC», «que seguramente las BACRIM», «que los narcos», «que es un montaje del gobierno»… ¿Quién putas sabe con certeza? ¿O quién caya a los que saben con certeza? Sólo hay una realidad: el que dicta el poder por sobre la lumpe elige lo que es bueno y lo que es malo porque está prohibido ver más allá. Y si hacemos caso omiso somos delincuentes o, como dirían ellos, «un riesgo para la sociedad». Y para los riesgos no estamos. Así que hay que «respetar» cada prohibición que se nos impone.

Hoy día solo hay una realidad: la droga moviliza al enemigo, la droga es el «sustento» del mal, por ende para producir el bien hay que prohibirla radicalmente. Hemos sido tan extremistas que prohibimos darle maiz a las palomas para que el mal no se multiplique. La prohibición ha sido la prioridad ante la educación de la sociedad ¿Y por qué? ¡Porque sí y deje así! La mayoría baja la cabeza y sigue su camino. Hasta que el destino te lleva a un nivel de insertidumbre que te vuelve delincuelte o te cruza con uno que podría estar más perturbado que tú, pudiéndote llevar o arrastrar a la muerte, una muerte en donde seguramente en el último instante sigas preguntándote «¿Por qué putas te paso esto?

¿Será que somos como Cristo? Nos sacrificamos creyendo poder cambiar algo pero esta realidad nos hace creer que fue en vano. Entonces, ¿qué somos? ¿Nos conformaremos con lo que ellos dicen? No lo sé con certeza. Aun así, algo se llega a ver con claridad: somos una pasión entre guerras.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Pilar Pekdroza

    Felicitaciones!!!!! Termino de ver tus trabajos. Hasta el hueso y desde la tripa!!!!

Deja un comentario